Ads by revenue Hits

Visite La Paz Bolivia, ciudad maravillosa

Ads by Bidvertiser

Buscar lugares turisticos e información sobre La Paz

La Operación Tunupa

Nota de prensa publicada en el periodico Pagina Siete el dia 26 de Junio de 2016 en la revista Miradas en las paginas 6,7,8 y 9

Dos exoficiales de infantería norteamericanos, Dan Futrell e Isaac Stoner, aseguran haber encontrado partes de la caja negra de la aeronave Eastern que cayó en el Illimani hace 31 años.

Página Siete / La Paz

Lleva el nombre de una deidad andina venerada en el altiplano boliviano, Tunupa, y es la expedición emprendida por Dan Futrell e Isaac Stoner para encontrar los restos del vuelo 980 de Eastern Airlines, que se estrelló el 1 de enero de 1985 en el Illimani.


Foto periodico Pagina Siete


Aquella fatídica fecha, el avión Boeing 727-225, con registro N819EA, de la compañía Eastern, salió de Asunción y tenía como destino final la ciudad de Miami, tras una escala en La Paz y Guayaquil, pero se estrelló con la parte norte del macizo Illimani, minutos después de haber despegado de El Alto, provocando la muerte de las 29 personas que viajaban a bordo, 19 pasajeros y 10 tripulantes.

Las razones del accidente siguen siendo un misterio de 31 años, pero el hallazgo de la caja negra, y de varias otras piezas de la aeronave, podría ayudar a conocer qué sucedió aquel fatídico día.

Foto periodico Pagina Siete
"Empezamos este viaje con el objetivo de encontrar la caja negra -la grabadora de voz de la cabina y el registrador de datos de vuelo- del vuelo 980 de Eastern Airlines. También teníamos la meta de vivir una aventura, desafiarnos a nosotros mismos física y mentalmente y volver con una historia que contar”, relata Dan Futrell en el blog Operation Thonapa (Operación Tunupa), en el que narra todos los capítulos de su aventura.

Futrell entregará la caja negra a los expertos en EEUU para que intenten extraer información, lo que resulta incierto porque después de tantos años expuestos a las bajas temperaturas del lugar y el impacto sufrido, es posible que su lectura sea imposible.

Tras varios días de búsqueda, los dos norteamericanos, con el apoyo del guía alemán Robert Rauch y del cocinero boliviano José Lazo, escalaron el imponente nevado, aproximadamente a 6.530 metros sobre el nivel del mar.

En su primer día de búsqueda encontraron dos piezas de metal destrozadas y retorcidas de color naranja y verde. En la segunda jornada hallaron otras tres piezas similares a las del día anterior. Según relata Futrell, hasta ese entonces no tenían certeza de que fueran piezas referidas a la caja negra.

Foto periodico Pagina Siete
La caja negra En el tercer día, cerca de la mina Mesa Khala, encontraron más escombros de la aeronave y una gran parte de metal, presumiblemente del ala. También se localizó una sexta pieza de color naranja y verde.

"Al igual que las cinco piezas anteriores tenía cables y en una envoltura de plástico alrededor de los cables estaba escrito ‘CKPT VO RCDR’. Esta pieza confirmó que habíamos encontrado lo que buscábamos”, comentó Futrell.

"Sentimos que por respeto a las familias que sufrieron enormemente por la tragedia del vuelo 980 no podemos compartir más datos que los que pusimos en nuestro blog. Actualmente, estamos en proceso de encontrar a las autoridades apropiadas para determinar qué información se puede extraer de las cajas negras y cuáles datos pueden extraerse de la cinta que encontramos. Recién en otoño (primavera austral) publicaremos las conclusiones y daremos entrevistas a la prensa”, declaró Futrell al diario paraguayo ABC Color.

Foto periodico Pagina Siete
Pero además de haber hallado cientos de partes del avión, los exploradores encontraron restos humanos. En su última entrada a su blog, Futrell escribe: "Además de las piezas del Boeing 727-225, también hemos encontrado restos humanos. No vamos a publicar estas imágenes por respeto a las vidas perdidas aquí, y no vamos a compartir estas fotografías, excepto con los futuros investigadores para quienes podrían ser útiles”, relata.

Los pasajeros

"Hay mucho trabajo por hacer, pero estamos felices de decir que hemos logrado lo que hemos venido a hacer: ubicar y recuperar las grabadoras del vuelo 980”, agregó Futrell.

Foto periodico Pagina Siete
En aquel vuelo viajaba la familia paraguaya Matalón, una de las más influyentes y adineradas de su país: Enrique, su esposa Letizia y sus tres hijos. También falleció Marian Davis, esposa del entonces embajador de EEUU en Paraguay, Arthur Davis. La mujer iba a visitar a sus parientes. También pereció William Kelley, director en ese entonces del Cuerpo de Paz en Paraguay y un marine de EEUU, Jonathan Watson, que volvía a su país para casarse. También eran pasajeros otros dos miembros del Cuerpo de Paz y ocho coreanos.

"En nombre de la familia de mi abuelo, Joseph Loseth (uno de los pilotos del vuelo 980), nos gustaría expresar nuestro agradecimiento al equipo de la Operación Tunupa. Ha sido un largo camino de 31 años desde aquel fatídico accidente. Nuestra familia nunca recibió respuestas. Pero este hallazgo ha revivido tantas emociones y la esperanza de obtener un cierre”, escribió Hill Davis en el blog de Futrell.

Dan Streetman, otro seguidor del blog del norteamericano, le dijo: "Misión cumplida. Bien hecho. Esta increíble aventura da la solución de un acontecimiento trágico y misterioso”.

Foto periodico Pagina Siete
La agencia UPI recordó que el capitán Larry Campbell realizaba su primer vuelo en América Latina y que aquél sería su segundo aterrizaje en La Paz, uno de los más complicados para los pilotos por hallarse muy cerca de la Cordillera de los Andes a 3.922 metros sobre el nivel del mar. Nadie sabe con certeza qué pasó en los minutos finales de aquel vuelo. El último contacto con el avión quedó registrado a las 19:37 de ese martes 1 de enero de 1985. El primero en dar pistas de los restos del avión siniestrado fue el andinista boliviano Bernardo Guarachi quien, el 4 de enero de 1985, en pleno Illimani y a unos 6.200 metros sobre el nivel del mar, pudo hacer contacto con algunas partes de la aeronave.

Foto periodico Pagina Siete
Reportes de prensa señalan que en algunas grabaciones que se emitieron desde la torre de control del aeropuerto internacional de El Alto, se habría instruido al capitán de la nave conservar la altura de 32.000 pies hacia el este, pero eso no ocurrió y la nave habría bajado a 16.000 y giró hacia el norte, lo que, sumado a la nubosidad, desató la desgracia. Segundos antes del choque, el capitán de la nave habría intentado retomar la altura pero ya no lo logró. El choque, según esos reportes, causó la desintegración de las personas que viajaban en la nave.

Según el sitio Aviation-safety, "la noche oscura, el clima de La Paz y la falta de referencias visuales en el área contribuyeron a la incapacidad del equipo para ver y evitar el terreno alto en su camino”.

El amigo José Lazo

Dan Futrell relata en su blog su experiencia con José Lazo, el cocinero boliviano que los acompañó en su aventura:

Foto periodico Pagina Siete
"José Lazo es un amigo cercano de nuestro guía alemán, Robert. Se conocen desde hace 24 años y tienen muchas historias que compartir, como el momento en que escaparon en las revueltas de 2003 para evitar la muerte.

Robert preguntó a José si quería unirse a nosotros en la Operación Tunupa como nuestro cocinero y, aunque en un principio se mostró indeciso, aceptó. Puedo decir con confianza que José nos ha ofrecido mucho más que un guiso caliente y sopa de fideos a la hora del almuerzo. Hablando con él y escuchando su historia, nos ha abierto una ventana a lo que es la vida de los bolivianos.

Foto periodico Pagina Siete
José viene de una familia grande; a sus 46 años, vive al lado de varios de sus hermanos incluyendo a Samuel y Arturo. Cuando tenía 12 años, en 1982, José comenzó a trabajar en una mina de oro. Fue conducido a la minería debido al hambre y aprendió a sobrevivir en un mundo de adultos. Me dijo en un momento en el viaje, en respuesta a mi pregunta, que podía transportar 40 kilogramos de peso en la escalada a la montaña; sin duda una habilidad adquirida en sus primeros años en la mina de oro.

José ahora vive cerca de Sorata. En medio de la búsqueda de los restos del avión, él tuvo que volver a para estar cerca de su hijo, que recientemente se rompió la pierna”.

Se dedica a la agricultura, tiene siete hijos, y una vez concluida su misión en el Illimani y con el dinero ganado, construirá una pequeña casa para su familia.

Futrell continúa su relato: "La principal característica de José es la risa y el buen humor. El té y la avena de las mañanas siempre estaban acompañados por risas. El humor trasciende la cultura. Nos contó un poco acerca de su breve y obligatorio tiempo en el Ejército de Bolivia, vivencia que quedó marcada por un tatuaje en la parte superior de su mano derecha. También contó que debido a que perdió la chaqueta de su uniforme, tuvo que servir un ‘extra’ de seis meses.

Este hombre, duro como una mula y de andar seguro, siempre estaba por delante de nosotros en la montaña. Ha sido nuestra ventana a las cosas que trascienden continentes, las cosas que son el fundamento del ser humano. Fue muy bueno tenerlo en el viaje y un honor aprender de él”.

No comments:

Post a Comment

Si le gustó haga un comentario

Entradas populares

Ads by Bidvertiser

Ads by Feelancers

Ads by Daily Motion