Ads by revenue Hits

Visite La Paz Bolivia, ciudad maravillosa

Ads by Bidvertiser

Buscar lugares turisticos e información sobre La Paz

Cargando...

Travel trough the sky in La Paz Bolivia

La experiencia de subirse a un teleferico en la Paz, por el New York Times


El alcaloide de la cocaína fue descubierto en La Paz

Nota de prensa publicada en el periodico Página Siete  el dia domingo 15 de Mayo de 2016 en las páginas 22 y 23 y fue escrito por Guimer Zambrana

El historiador Javier Mendoza presenta prueba documental de que fue el químico italiano Enrique Pizzi quien, en 1858, aisló la base orgánica de la hoja de coca en el laboratorio de la Botica y Droguería Boliviana, asentada en la urbe paceña, al menos un año antes de que lo hiciera el alemán Albert Niemann.

 "No queremos imposturas, ni relaciones falsas, ni descubrimientos supuestos como el de vuestra Cokeina que debe ser la verdadera Ckukería (pura embrolla)”. Esa fue la reacción de un grupo de paceños, declarados enemigos del químico italiano Enrique Pizzi, cuando este aseguraba, ya en 1858, haber logrado aislar de la hoja de coca el alcaloide de la cocaína, por lo menos un año antes de que, a miles de kilómetros, lo hiciera el químico alemán Albert Niemann, a quien la historia europea atribuye el descubrimiento de esta hoy polémica sustancia.

Y la prueba del hallazgo es contundente: el artículo Cocaína: nueva basis orgánico-vegetal, escrito por el propio Pizzi, fue publicado en la Gaceta Oficial de La Paz el 30 de junio de 1858. La noticia fue desempolvada, hace más de dos décadas, por el psicólogo e historiador Javier Mendoza Pizarro, en ese monumento a la memoria nacional llamado Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia, instalado en Sucre, y difundida en septiembre de 1993 en el número 11 de la revista Unitas.

"Siguiendo simpáticamente la denominación propuesta por los químicos modernos para los principios inmediatos de las plantas, he llamado esta nueva sustancia cocaína, diminutivo de coca, vegetal del cual se sacó”, relata Pizzi. Luego describe con solvencia la sustancia: "La cocaína es el principio activo y salificable de la coca. Se presenta en una masa amorfa, porosa, compuesta de microscópicos cristales cúbicos semitransparentes. En estado de pureza es enteramente blanca, inalterable al aire y  sus propiedades organolépticas recuerdan su origen”.

El hallazgo del químico italiano se inscribe en la búsqueda que, desde principios de siglo, habían iniciado los laboratorios de Europa, que intentaban separar las bases orgánicas o alcaloides de varias plantas. Es así que, por ejemplo, la cafeína había sido aislada recién en 1819 por el alemán Friedrich Runge.

Y no es que hasta mediados del siglo XIX la ya famosa hoja de coca haya estado fuera de esas investigaciones.

Los laboratorios de Europa habían puesto su interés en ese arbusto que masticaban los indígenas andinos. El problema era su traslado hasta Europa. La humedad a la que el vegetal se exponía durante los meses de viaje por mar ahogaba sus propiedades naturales. Fue bien entrada la media centuria que se descubrió que podía ser llevada en cajas de doble fondo, herméticamente cerradas, con cierta cantidad de cal viva en el trasfondo.

Por el contrario, el italiano Enrique Pizzi estaba en el principal centro de distribución de la hoja en Bolivia, a apenas dos días a lomo de bestia del lugar donde se producía: la floreciente región yungueña. Desde su laboratorio, en la Botica y Droguería Boliviana, que se encontraba a su cargo, necesitaba recorrer unos pasos para toparse con los lugares de expendio masivo del producto fresco.

No es incoherente entonces que haya podido lograr aislar el alcaloide de la cocaína, incluso antes del año en que publicó el artículo: "Aunque ya desde tiempo tenía aislado este principio, con todo, como los procedimientos empleados podían ser en oposición a su aplicación económica, reiteré los estudios hasta conseguirlo con los menores gastos posibles”, afirma Pizzi en el artículo recuperado por Mendoza. Clemente Torreti, otro químico italiano que lo reemplazó en la Botica y Droguería Boliviana, aseguró años más tarde que "por los papeles que dejó Pizzi tuve evidencia de que dicho señor Pizzi, desde 1857, había logrado aislar de la hoja de coca su alcaloide, la cocaína”.

Pero Pizzi vivía en La Paz, una ciudad perdida entre las interminables montañas andinas. Había pasado apenas tres décadas desde el nacimiento de Bolivia como república independiente y su principal ciudad no terminaba de cortar el cordón umbilical que la ataba a su reciente pasado colonial. 

Una investigación de la historiadora Rossana Barragán muestra que, todavía en 1880, la urbe paceña estaba dividida por el Choqueyapu: "intra-puentes”, donde habían vivido los españoles y ahora lo hacían los criollos; y "estra-puentes”, habitada por las comunidades indígenas. Los barrios paceños se hallaban separados por parroquias y la mayoría de las calles fueron nombradas por las actividades que concentraban: Ichocato, Laguacato. La Casa de Gobierno había sido reedificada en 1845, no se había quemado aún…

¿Podía acaso Pizzi aislar el principal alcaloide de la cocaína en el laboratorio de una botica paceña? Javier Mendoza, en una entrevista realizada para este artículo, considera que sí: "Era un químico entrenado en Europa y su farmacia, la Botica Boliviana, muy reconocida. El proceso mismo de aislamiento del principio activo de la cocaína no era muy complicado, lo que sucedía era que no se había hecho en Europa, no porque sea difícil, sino porque las hojas llegaban en mal estado”.

Además, no era la primera vez que el italiano se había enfrascado en este tipo de aventuras. En 1855, en ese mismo laboratorio, había comenzado a manipular la corteza de la quina. Dentro de ese proceso, consiguió producir el quinio, una mezcla de los alcaloides quinina y la recién descubierta cinconina. Para esta investigación, estableció una sociedad con el paceño Juan Carlos de Ybargüen, quien explotaba quina en su propiedad de Cañamina, región yungueña de la provincia Inquisivi. 

El acuerdo comercial no prosperó y cuando Pizzi intentó registrar el producto en una oficina gubernamental, se topó con la sorpresa de que su exsocio se le había adelantado, usando la muestra que él mismo le entregó en un pequeño frasco. El entredicho tuvo visos de escándalo público en el mundillo social paceño e incluso llegó hasta la prensa: La sulfatización quinia o el monomaniaco Pizzi, publicó Ybargüen; Imposturas de Pizzi, publicaron "los amigos de Ybargüen”. 

El químico italiano cerró la polémica convocando a un grupo de personalidades de la ciudad para demostrar que sólo él pudo producirlo. Quizá por todo ello decidió registrar el aislamiento del alcaloide de la cocaína en la propia Gaceta del Gobierno de La Paz.

Göttingen y la historia del otro frasco

En su artículo, Javier Mendoza Pizarro relata que el alcaloide de la cocaína, descubierto por Pizzi,  fue trasladado, también en un frasco, a los laboratorios de la Universidad de Göttingen, en Alemania, los mismos en los que Albert Niemann investigó las propiedades de la hoja andina. 

El naturalista suizo Johann Jakob von Tschudi, que viajaba por Perú, Chile, Bolivia, Argentina y Brasil, entre 1857 y 1861, habría sido el encargado de enviar o trasladar personalmente el producto hasta la mencionada universidad germana para hacerla llegar a manos del famoso profesor Friedrich Woehler.

Existen dudas e imprecisiones sobre la fecha en la que el producto, aislado en La Paz, arribó a Alemania. El investigador William Mortimer, en su libro Perú, historia de la coca, publicado en 1901, aseguró que "cuando Von Tschudi volvió a Alemania y la sustancia fue mostrada a Woehler, se encontró que se trataba solamente de yeso, es decir, era el resultado de un manejo descuidado”.

Mendoza se animó a lanzar dos hipótesis sobre por qué el frasco remitido a Europa no contenía el alcaloide de la cocaína: la primera es que el propio Pizzi haya mandado yeso, temeroso de que en Alemania suceda lo que ocurrió en La Paz con el plagio del quinio.

La segunda es que la gente de la Universidad de Göttingen haya reemplazado el producto: "Dijeron que era yeso porque pensarían que un farmacéutico en las alturas de La Paz nunca iba a reclamar; las patentes fueron para los alemanes”.

En 1885, Clemente Torreti, el sucesor de Enrique Pizzi, envió una carta abierta desde Valparaíso, Chile, dirigida al entonces empresario minero y pocos años después presidente de la República Aniceto Arce, en su afán de "reivindicar para la ciudad de La Paz el honor del descubrimiento de la cocaína y de su preparación mucho antes que el malogrado Niemann en 1859 la descubriera en Alemania”. Advertía que este hecho es "generalmente ignorado porque tuvo lugar en el humilde laboratorio de la Botica y Droguería Boliviana; he hallado pruebas irrefutables a mi llegada a La Paz al hacerme cargo de la dirección de aquel establecimiento, entre los papeles y documentos, y la misma sustancia, dejados por mi predecesor, el intelijénte y hábil químico señor Enrique Pizzi”.

Que se sepa, esta misiva, publicada en El Nacional, de La Paz, tampoco tuvo otro destino que una polvorienta hemeroteca. El aislamiento del alcaloide de la coca del químico italiano en un laboratorio de La Paz quedó en el olvido, mientras que Albert Niemann recibió el reconocimiento mundial por su descubrimiento, el cual fue inmediatamente difundido en las principales publicaciones científicas de la época. Casi dos siglos después, basta poner en el buscador de Google el nombre del científico alemán para encontrarse con 421 mil resultados, casi todos ellos relacionados con la cocaína. Por el contrario, al colocar Enrique Pizzi se encuentra todo sobre el nuevo técnico de la selección de fútbol de Chile y casi nada sobre el científico italiano que tuvimos en las alturas paceñas…

LA PAZ BOLIVIA Ciudad Maravilla del Mundo

La Paz Turistica.
La conexión entre una ciudad milenaria y ahora una ciudad moderna. La Paz es símbolo de libertad, resistencia y es un poderoso poema de amor a la libertad. Los invitamos a volar por esta ciudad maravilla. 

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=uLcYOOX9oLo&feature=em-subs_digest-vrecs


Historia de los hospitales en La Paz

Epoca colonial
1550 Los dos primeros hospitales

  • El 28 de Octubre de 1550 se inicio la construcción del hospital San Juan Evangelista, el primero de La Paz en una quebrada cercana al Convento de San Francisco en la actual calle Sagarnaga
  • El 25 de Mayo de 1555 se decide constrir otro hospital solo para españoles denominado San Lazaro Bienaventurado en el barrio de la Riverilla, entre las calles Loayza y Bueno al lado de la Iglesai San Juan de Dios
La república
1865 Melgarejo asigna fondos a la salud
  • Entre 1865 y 1870 el gobierno d Mariano Melgarejo dicta el decreto del 5 de Marzo de 1865 asignando al hospital landaeta 1500 pesos mensuales "sobre el producto de los derechos  de la coca "y eleva a 12 mil pesos anuales la asignación al hospital Loayza
Siglo XX 
1918 Edifican el Hospital de Clinicas
  • El nuevo centro medico con capacidad para 600 camas  se construye en el extremo sur  de Miraflores sobre un terreno de mas de 70 mil metros cuadrados y en base al proyecto del arquitecto Emilio Villanueva
  • En 1925 Villanueva cambia su diseño  original inspirado en el hospital Lariboisiere de Paris y propone sin exito levantar un monoblock de 10 pisos
Fuente reseña historica del Hospital de Clinicas Javier Luna Orozco. Cuadernos del Hospital de Clinicas Volumen 45 Suplemento I 1999 La Paz




La historia de la avenida Camacho

Una nota periodistica que salio publicada en el periodico Página Siete con el nombre de El Wall Street de La Paz, su historia y sus personajes el domingo 13 de Diciembre de 2015 en las páginas 24 y 25 y fue escrito por Ivone Juarez

El Wall Street de La Paz, su historia y personajes

La vía de bancos, casas de cambio y librecambistas comenzó a configurarse en 1900.

Av Camacho en 1950 de frente el club La Paz
Ivone Juárez /  La Paz 

Luis Antezana tiene 85 años y hace  60, aproximadamente,  frecuenta el café del Club La Paz, el edificio de estilo francés construido entre 1939 y 1943 que resguarda el ingreso a la avenida Camacho. Esta vía es conocida como el  Wall Street de la ciudad de La Paz, porque concentra los edificios de bancos,    financieras, casas de cambios y hasta a los librecambistas, hombres y mujeres de expresión desconfiada que en el mismo lugar dan vida al mercado negro del dólar. El mundo financiero formal e informal paceño palpita en el lugar.

 Desde las ventanas del cafetín que dan a la avenida, Luis ha visto  cómo nació y se fue transformando la avenida. Los años han pasado,  dejaron marcas en su rostro delgado y pálido, pero no han tocado sus recuerdos. Cuando los revive, los ojos se le  iluminan, se fijan en un punto de la nada y dice: "La Camacho no ha cambiado casi nada. Estos edificios son desde la década de los 40 y 60,  prácticamente todos son  bancos”.
"El edificio Krsul,  del frente, (señala con la mirada), era el Hotel La Paz;  en el edificio de la Comibol nació la confitería Dumbo”, añade. 

Av Camacho
La antigua calle Recreo

El historiador Carlos Gerl señala que la avenida Camacho fue proyectada a principios de 1900. El objetivo era convertirla en un "boulevard de estatus”, donde se instalarían los bancos de la sede de gobierno.

"Era una calle pequeña, la calle Recreo, que fue ampliada tras una expropiación y demoliciones   de propiedades (sobre todo de la Orden de San Juan de Dios) que hizo la Alcaldía de La Paz en 1910, aproximadamente”, precisa.

Eso fue después de que el  mercado que ocupaba  toda la manzana que hoy  forman la avenida Camacho y las  calles Mercado,  Colón y Ayacucho se incendiara hasta reducirse a cenizas.
 
Av Camacho fue concebido como un lugar de negocios
De acuerdo a información de la comuna, la amplia avenida  se abrió entre 1936 y 1941. Partía de la plazuela del Obelisco y se unía a la avenida Simón Bolívar, que desembocaba en el estadio Hernando Siles. A lo largo de su recorrido la vista del Illimani debía ser  constante, porque la ruta "creaba una perspectiva de integración” hacia el centinela de La Paz.
 Obra de Emilio Villanueva
La  Camacho es otra de las destacadas obras del arquitecto Emilio Villanueva, quien años antes había diseñado  la avenida  Mariscal  Santa Cruz y el barrio de Miraflores. La vía comunicaba el centro con el nuevo y moderno barrio.
Junto a Villanueva, otros arquitectos jóvenes, recién llegados del exterior, donde se formaron, fueron los encargados de edificar los primeros edificios del lugar, a los cuales, en su mayoría, bautizaron con sus apellidos, como Saens, Villanueva o  Krsul. 
  
Av Camacho en los años 40 era la zona de mayor status de La Paz
Norma, vendedora de golosinas, cigarrillos y refrescos, que tiene su puesto a unos pasos  de la puerta del Club La Paz, recuerda: "Antes no había bancos. Era una avenida llena de tiendas de productos que traían de otros países. Donde es ahora el  Banco Nacional estaba la Casa Bernardo, ahí vendían tintes y todo para el cabello. Aquí, donde está la cafetería Manolo, estaba la boutique Covana. Este edificio del frente, el Krsul, era el Hotel La Paz. Eso me acuerdo”. La mujer tiene casi  50 años en el lugar. Heredó el puesto a su madre Hilda Santa Cruz .

 Es que los edificios que hoy ocupan muchos bancos  recién comenzaron a elevarse en los años 60, aproximadamente. Los primeros en construirse fueron el Banco Nacional de Bolivia, el ex Banco Boliviano Americano, Big Beni, Potosí, Bidesa y el Banco Santa Cruz.
De casas de cambios y librecambistas 
Junto a estos edificios, en los 60 también    comenzaron a instalarse las primeras casas de cambios, como Sudamer, Cambios La Paz y T’argent, donde se hacían las compras y ventas legales de la moneda. Paralelamente  aparecieron también los librecambistas,  operadores del mercado negro del dólar que pululaban sospechosamente a lo largo de la avenida.  "Siempre estuvieron por aquí, parados, pegados a las paredes, casi ocultos”, cuenta Ovidio Paco, transeúnte. 
En la época de la hiperinflación , a inicios de los 80,  los librecambistas se multiplicaron por cientos para vender y comprar la divisa entonces tan codiciada. Como su actividad era  prohibida, se ocultaban detrás de las puertas de algunas casas. La mayoría contaba con un biper (localizador de personas) para ser ubicados. Si el monto para la compra de dólares no era cuantioso, se podía hacer la transacción en algún rincón de la Camacho. Si la cifra del cambio era muy alta, el cambista podía llevar el cambio a domicilio.
Hoy la avenida Camacho mantiene la gran mayoría de sus edificios, igual que a sus personajes: banqueros, librecambistas y comerciantes, y se ha convertido en la zona más congestionada de La Paz.
 Centro de "conspiración
Av Camacho vista desde la calle Bueno
El café del Club La Paz, ubicado en plena esquina de la avenida Camacho, fue el  centro de encuentro de los personajes más destacados y reconocidos de la ciudad.
"Los caballeros y las damas más importantes de la clase alta de la sociedad paceña se reunían acá a tomar el five tea o'clock (el té de las cinco). Venían políticos, negociantes y muchas damas muy elegantes, muy hermosas, que tomaban su té de forma muy distinguida”, recuerda Luis Antezana.
"Eso fue hasta antes del 52 (Revolución Nacional), cuando se popularizó y se  convirtió en un centro de reunión de políticos y militares que conspiraban desde cambios de gabinete hasta golpes de Estado”, añade. 
Antezana cuenta que los administradores del Club La Paz, construido entre 1939 y 1943,   se  jactan de que "todos los políticos entraron al lugar, menos el expresidente Víctor Paz Estenssoro”.
 Empedrada con poemas
 En su paso apresurado y atropellado por  las aceras de la Camacho, la mayoría de los paceños no percibe que debajo de sus pies se han plasmado las versos más hermosos que la ciudad y su guardián de nieves eternas, el Illimani, han arrancado a los grandes poetas.   
"Tuya es la nieve, tuya es la cordillera y el silencio azulado que en tus alturas se congela”, le escribió Óscar Cerruto al Illimani y el verso está impreso en el concreto de una de las aceras de la vía.
 "La Paz ciudad tan extraña, tan diferente de las demás ciudades del mundo, tan alta y a la vez tan profunda, no podrías ser albergue de gente sumisa, blanda, mansa,  adormecida”, se lee en  otra  estrofa sellada en la calzada. Pertenece  a  Alberto Ostria Gutiérrez. No faltan en el lugar los versos de Blanca Wiethüchter,   Facundo Espejo Quispe, Fernando Lozada y de otros grandes poetas bolivianos.


Fantastico 20/11/16 Cholitas bolivianas lutam de saias rodadas e tranças

Video que aparecio en el programa fantastico de la red de televisión Globo en Brasil

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=tuRmYeYCC3I


La Paz y la gran mentira de la falta de agua

Estos últimos días del mes de noviembre sale una noticia en los medios de comunicación de una falta de agua en la ciudad de La Paz, es inconcebible que una ciudad que esta a los pies de la cordillera no tenga agua, eso solo es posible si no existiese una sola montaña con nieve, pies todos sabemos que donde hay nieve hay también deshielo y el hielo es agua en estado sólido, por consiguiente hay agua solo que alguien lo esta desviando y no esta dejando que llegue a las represas abastecedoras del liquido elemento, ese alguien esta usando eso como pretexto o cortina de humo para distraer a la población y construir una represa en la atracción turistica de El Bala y asi destruir ese  paraiso bajo pretexto de tener de donde abastecer de agua a la ciudad de La Paz

Si desde la Ceja de El Alto se ve a la cordillera sin nieve incluida el Illimani entonces si se puede creer que hay sequia

Si el rio Choqueyapu que pasa por el centro de la ciudad esta seco entonces si se puede creer que hay sequia

El mundo según los brasileros La Paz

Este es un video protagonizado por los brasileros que viven en la ciudad de La Paz y que vienen a estudiar particularmente medicina ya que en su pais esa carrera es muy cara, practicamente inalcansable para la gran mayoria de los estudiantes brasileros, algunos la pasan bien, otros tienen dificultades economicas por falta de apoyo financiero de sus familias, aún asi consiguen estudiar, graduarse y batallar  en su pais para ser reconocidos como médicos en Brasil

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=F4eav5CyTE8


La Flota Yungueña y sus choferes del “camino de la muerte”

Nota de prensa publicada en el periodico Pagina Siete del día 1 de mayo de 2016 en la páginas 20 y 21 y fue escrito po Ivone Juárez

En 1963, un grupo de conductores fundó la primera flota de buses a los Yungas y se lanzó a abrir rutas desde La Paz hasta Beni y Pando. Muchos dejaron la vida en el camino. Hoy, Día del Chofer, los recordamos.
A inicios de 1960, cuando a los  tambos de La Paz todos los días llegaban los camiones de los  Volantes a Yungas cargados de  fruta y personas, la ansiedad de los comerciantes y compradores crecía al escuchar las historias que traían  los choferes que habían atravesado una vez más el "camino de la muerte”. Esa  serpenteante y estrechísima ruta de tierra construida al borde de precipicios camuflados por una densa vegetación que llevaba al paraíso de La Paz: los Yungas.

Flota Yungueña
Las historias, en su gran mayoría,  eran sobre camiones volcados o desaparecidos en los precipicios que parecían no tener fin  y sobre  actos heroicos para  ayudar a los heridos y rescatar a los muertos. Así, el temor por el "camino de la muerte” crecía más y más, menos para  José Harb, Carlos Cortez, Alfredo Heredia (al que llamaban El Huallajtas),   José Lanza, Julio Valencia, Julio Miranda, el K’ullu Salmón, el doctor Michel y otros transportistas que desafiaron todos los temores y decidieron implementar el primer transporte de pasajeros a Yungas en flota.

En 1963 bautizaron su servicio con el nombre de Flota Yungueña e instalaron su parada en  la calle Santa Cruz, esquina Isaac Tamayo, justo al medio de los tambos. Decidieron que Caranavi y Coroico serían sus primeros destinos.

"Era difícil acostumbrar a los pasajeros a subir al bus porque preferían ir en camión. Decían que si el camión se volcaba desparramaba a los pasajeros, pero si estaban en el bus estarían encajonados y todos morirían”, cuenta Julio Miranda en la Memoria 2013 de la Flota Yungueña. Miranda fue uno de los primeros choferes que transportó pasajeros a los Yungas en buses. 

Pero el servicio logró convencer a los paceños y otros, y  rápidamente se amplió a Chulumani e Irupana y a otros destinos, primero a  Nor y Sud Yungas y luego a los departamentos de Beni y Pando, "abriendo rutas en el monte”, afirma el actual  presidente de la Flota Yungueña, Miguel Cuevas.

El dirigente    cuenta que a los primeros conductores se sumaron otros choferes, como  Justo Maidana, del Sindicato  Villa Victoria; Dario Velásquez,   de Coroico;  Julio Franco, de Irupana; Julio Masi, de Chulumani y otros. 

En 1965 la Flota Yungueña inauguró su primera oficina, que estaba ubicada  en la calle Viacha, esquina Kennedy. Unos años después se trasladó a la calle Coroico, equina Yungas y en 1971 se desplazó a la avenida Tejada Sorzano. En  1976 la flota instaló sus oficinas en Villa Fátima, donde permanecen hasta ahora, añade Cuevas.

"Viajábamos en las Galguito, flotas de Ford y Chevrolet. Con esas herramientas llegamos a Nor  y Sud Yungas. Cada socio traía su bus, que debía ser  nuevo”, cuenta  Mario Gutiérrez, secretario de Transportes de la flota. A sus 16 años comenzó a ser chofer, primero de camión y luego de flota, siguiendo el ejemplo de su padre Juan Daniel Gutiérrez.

"Uno nace para ser chofer”, dice Mario. "Yo aprobé el examen para la ingresar a la Escuela de Clases, pero por problemas económicos no pude ingresar,  así comencé a manejar”, añade.


Valiente y precavido

Pero para ser chofer de la Flota Yungueña se tenía que cumplir ciertos  requisitos: cinco años de antigüedad, presentar un garante personal con bienes, ser valiente,  precavido, responsable y sobre todo solidario, remarca Leonardo Masi, socio chofer de la flota desde hace 38 años.  

"El camino antiguo era tan estrecho, sobre todo a la altura de Sacramento, que  teníamos que tener mucha precaución. Los de entrada teníamos que ir por el lado derecho, lo de salida por la izquierda y llevar el volante con firmeza, con nervios de acero”, rememora Leonardo.

Mario Gutiérrez recuerda que cuando el Servicio de Caminos limpiaba las carreteras en tiempo de lluvias a veces dejaban la ruta resbalosa. "En el volante sentía que las ruedas patinaban y un sudor frío me cubría. Mi cuerpo quería comenzar a temblar porque me comenzaba a dar miedo, pero tenía que controlarme. Mantenía las manos firmes al volante,  tenía tantas vidas a mi cargo que seguía, implorando  a Dios que me iluminara”, cuenta.

"Muchos compañeros habían muerto en accidentes y me acordaba de eso, pero tenía que controlarme”, añade.

Todavía recuerda el accidente a la altura de San Juan, donde el camión de Carlos Pizarroso, que llevaba  99 pasajeros, se embarrancó. "Sólo una persona  sobrevivió, todos murieron, hasta el compañero Pizarroso y su esposa”, recuerda.

Rescatistas  

Los choferes tenían también que cumplir otra cualidad: la solidaridad, dice Leonardo Masi. 

"Cuando en el camino  nos encontrábamos con un accidente,  parábamos y bajábamos a ayudar. Nos amarrábamos  con sogas y bajábamos los precipicios para cargar a los muertos  y heridos.  No había ambulancias y  los camiones sacaban a los muertos sobre sus cargas”, afirma.

Y el transportistas y su ayudante también tenían que estar preparados para enfrentar derrumbes y cualquier incidente en la ruta a los Yungas. "Los derrumbes eran constantes, igual que los desbordes de ríos y había que cruzarlos porque  teníamos que llegar a nuestro destino”, cuenta Mario Gutiérrez. 

Lupe Valdez, dirigente de la flota, cuenta que sus compañeros eran víctimas de muchas enfermedades provocadas por el calor que tenían que soportar hasta por un mes para llegar a destinos como Cobija, Pando. 
"Los mosquitos les picaban y se enfermaban con malaria y otras enfermedades que mataron a muchos”, dice la mujer,  hija de Humberto Valdez, uno de los choferes que dejó la vida en la "carretera de la muerte”, como muchos conductores que hoy, 1 de mayo, Día del Chofer, son recordados por sus compañeros.

"No era su hora de morir”

Conducir por el "camino de la muerte” ha dejado muchas impresiones en los choferes de la Flota Yungueña. Son inolvidables porque para ellos representa un encuentro con la muerte.

Cada uno tiene una historia que contar. Mario Gutiérrez tiene la suya. 

"Era de noche y, a la altura de El Balconcillo, una mujer  hizo una señal para que parara la flota. Paré y me pidió que la llevara a Chuspipata.  Era una señorita muy simpática que se quejaba por el frío. Le presté mi chamarra y conversamos por un gran momento.  Cuando avanzamos un buen tramo,  me pidió que parara. Lo hice y  bajó pidiéndome que la esperara. Eso hice, pero  no regresaba. Bajé de la flota, la busqué pero no la encontraba. De pronto aparecí frente a una cruz, sobre la cual estaba colgada mi chamarra. El pánico me atrapó y sólo atiné a regresar a la flota”, cuenta.

"Es que en ese lugar sucedieron muchos accidentes y  ha muerto mucha gente, de la que seguramente no era su hora”, explica el chofer.

"Niño San Cristobal, cuídame”

En La Cumbre, desde donde comienza el descenso  a la zona tropical de los Yungas de La Paz, se encuentra la imagen del Niño San Cristóbal  y una gran cruz, hasta donde todos los años, cada 7 de mayo, los choferes que viajan a Yungas llegan  para venerar a las imágenes.

"Es la Cumbre y ahí está el Niño. Nos pedimos de todo corazón que nos proteja. No sólo a nosotros que conducimos,  sino también a nuestros pasajeros, que tienen familia y que tienen que regresar vivos con ellos”, dice  Leonardo Masi.

El conductor asegura que así buscan protegerse de los mortales accidentes de tránsito que aún se dan en el camino a Yungas. "Antes los accidentes eran más frecuentes por el camino antiguo. La nueva ruta es más segura, pero siempre puede darse una desgracia. Por eso nos encomendamos al Niño San Cristóbal”, añade Masi.


El chofer cuenta que en agosto, también en la Cumbre,  brindan ofrendas a la Pachamama pidiéndole su protección.


La falla geologica de El Bala

El Bala de se encuentra en el parque Madidi en el departamento de La Paz, un megaproyecto de epres pretende contruirse en ese lugar que causaria daños ambientales inimagunables causando la inundación de una muy buena cantidad de tierra hoy habitada por indigenas además de la perdidade fauna típica del lugar

El el lado derecho del estrecho de El bala, es decir, en la parte rocosa oriental se puede observar una falla tectonica antigua, lo que significa que la construcción de una represa no es estable, ya que en cualquier momento podria haber un terremoto en ese lugar dando lugar a más destrucción que la causada con la contrucción de la represa

para saber más sobre el estrecho de El Bala puede ver aqui

https://es.wikipedia.org/wiki/Angosto_del_Bala

Más información se la puede encontrar en este enlace

http://www.bolpress.com/?Cod=2015042101

Otros enlaces de interes sobre ese proyecto de crimen ambiental lo pueden encontrar aqui

  •  Represe de El bala, crimen de lesa humanidad http://adf.ly/1fBDd5
  • El Bala desarrollo y cambio climático               http://adf.ly/1fBDp1
Vesty pakos en susincontables viajes a colectar serpientes venenosas no se cansaba de decir:

"Ojala que a ningún político ambicioso o desequilibrado no se le ocurra destruir este maravilloso paraiso "


Aplicativos para celular de la alcaldia de La Paz

La honorable alcaldia de la ciudad de La Paz lanzo varios aplicativos para celular con diferentes objetivos a seguir :
  • La Paz ecoeficiente
  • Autoconsulta de tramites
Estos pueden ser bajados del siguiente enlace:  http://adf.ly/1f0cMs

Existen otros aplicativos para android con los siguintes objetivos
  • Tramicida - Para denunciar las infracciones de los choferes http://adf.ly/1f0hLd
  • Sigue tu ruta -  Permite ver las rutas y recorridos de las diferentes lineas de La Paz  http://adf.ly/1f0hMT
  • La Paz Bus -  Para consultar rutas, paradas, precios  http://adf.ly/1f0hNI
  • Jiwaki - revista oficial de promoción cultural   http://adf.ly/1f0hON

Bailes tipicos la Semba

Es una danza afro boliviana bailada por los esclavos negros que fueron traidos del Congo y de Angola, significa danza del ombligo en idioma kimbundu, se lo baila en los Yungas de La Paz Bolivia

Puede saber más sobre esta danza en el siguiente enlace

https://es.wikipedia.org/wiki/Semba

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=hnaNYqLVh60


Bailes tipicos la Saya

La  saya es una danza afro boliviana traidos por los esclavos negros en la época de la colonia, es una danza que se lo encuentra en los Yugas de La Paz, se puede encontra má información en el siguiente enlace

https://es.wikipedia.org/wiki/Saya_(baile)

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=CE1DWRfWh-k


Bailes tipicos mauchi

Esta danza es un baile afro boliviano de los negros que viven en los Yungas del departamento de La Paz

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=S_5DxlX8oDY


Bailes tipicos Los Tundiquis

Los tundiquis es una danza tipica paceña que representa el sufrimiento de los negros traidos como esclavos a esta región de latinoamerica

Una publicación referente puede ser encontrada aqui  http://adf.ly/1emfVx

Fuente; https://www.youtube.com/watch?v=LiycnCWnqMI


Pandillas en El Alto

Este es u documental sobre las pandillas en la ciudad de El Alto

Fuente; https://www.youtube.com/watch?v=YOrV7Z-Jj9Q


La leyenda del Ekeko

El Ekeko es el dios de la abundancia en la cultura aymara. Puede ver un poco más de su historia accesando el siguiente enlace

https://es.wikipedia.org/wiki/Ekeko

Fuente; https://www.youtube.com/watch?v=EAgBrqwltXg


bailes tipicos Los negritos

Son bailes podemas llamar asi importados, por ser parte de los negros ( personas de color) que fueron traidos como esclavos y que se establecieron en la región de los Yungas de La Paz

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=TKrUf-CWl5w


Bailes tipicos waka Tinti

Esta danza tipica llamada Waka tinti se lo baila en la provincia aroma del departamento de La Paz

Fuente : https://www.youtube.com/watch?v=9DF1w6uClVs


Ads by Bidvertiser

Ads by Daily Motion